Uno de las consultas más habituales en el apartado de la periodoncia dental, es la cobertura de las recesiones gingivales. Una recesión es aquella situación en la que la encía del paciente se desplaza dejando al descubierto parte de la raíz dental y mostrando un aspecto antiestético e incluso de sensibilidad dental. La aparición de esta situación puede tener varios orígenes, desde el trauma dental, el cepillado traumático, la falta de soporte óseo alrededor de los dientes o por enfermedad periodontal avanzada.

A continuación les mostramos un caso que acudió a nuestra consulta y los resultados obtenidos con el paso del tiempo.

    

La paciente acude a la consulta el 13/03/2016 para valorar la cobertura de la recesión que tiene únicamente en su incisivo inferior. Se trata de una recesión de unos 5mm de exposición radicular sin afectación en mesial y distal de la pieza, siendo una recesión prácticamente de clase II de Miller. El pronóstico de cobertura radicular completa es de un 90-100%, siguiendo un riguroso control de la higiene dental durante mínimo un mes antes de la intervención quirúrgica.

 

Este es el injerto de conectivo obtenido del paladar del paciente, el cual aportará el soporte para cubrir la recesión.

 

La zona del paladar donde se obtiene el injerto, es cubierta con una esponja de colágeno y suturada. La posibles molestias post-operatorias son mínimas siguiendo los cuidados y recomendaciones que le damos a la paciente.

 

Para cubrir un recesión de estas características, empleamos la técnica de colgajo de reposición coronal con injerto de conectivo. Esto consiste en el despegamiento de la encía remanente de incisivo afectado y desplazarla para cubrir la recesión. para mejorar las posibilidades de éxito, se intercala un injerto de conectivo obtenido del paladar del propio paciente. En la imagen vemos el injerto colocado a modo de orientación de la zona que queremos cubrir.

 

Injerto fijado con puntos reabsorbibles en la zona que deseamos cubrir.

 

Cirugía finalizada, ahora queda esperar a la revascularización del injerto para que el colgajo tenga el soporte y que la recesión quede cubierta.

 

Aspecto de la recesión el 30/05/2016. Prácticamente se ha conseguido el objetivo al 100%, la paciente continuará con sesiones de revisión y mantenimiento cada 6 meses como máximo.

 

Revisión el 07/06/2017. Gracias al buen mantenimiento y cuidados por parte de la paciente y a seguir el programa de revisiones, el tejido conectivo a terminado por cubrir la pequeña zona que faltaba, logrando un resultado satisfactorio.

 

Gracias a un buen diagnóstico, aplicación de la técnica y cuidados post-quirúrgicos, se ha conseguido cubrir la recesión gingival de manera completa. Es por ello muy importante conocer por parte del paciente que no todas las situaciones pueden lograr resultados similares y es por ello que necesitan realizar un diagnóstico previo y entrar en un programa de mantenimiento periodontal, meses antes de realizar la intervención, así como meses posteriores y solo entonces conseguir los resultados más predecibles en recesiones de clase I y II de Miller.

Esperemos como siempre que les haya resultado ilustrativo este caso y no duden de si tienen alguna duda dejar sus comentarios.