La destrucción ósea en el área dento-alveolar pone en riesgo las piezas dentales, aumentando progresivamente su movilidad hasta el punto de la pérdida. Vamos a ilustrar un caso de un paciente que por enfermedad periodontal, perdió sus cuatro incisivos inferiores y tratamos la destrucción ósea mediante técnicas de regeneración.

Por el proceso de destrucción debido a la enfermedad periodontal, los cuatro incisivos inferiores no tienen soporte óseo que permita el correcto funcionamiento, por lo que el plan de tratamiento llegados a este punto es la extracción seguida de regeneración de la cresta ósea y en un segundo tiempo, la colocación de implantes dentales.

 

 

En la reconstrucción digital basada en la radiografía 3D, observamos hasta donde llega el nivel óseo de la zona afectada.

 

Realizamos la exodoncia de los cuatro incisivos y regeneramos el tramo afectado con biomaterial mineral de hidroxiapatita y dejándolo recubierto con una membrana de colágeno reabsorbible, según los principios de la regeneración ósea guiada. se sutura la herida con puntos reabsorbibles y esperaremos aproximadamente 6 meses para que se regenere el tejido óseo. Durante ese tiempo, el paciente llevará un puente tipo Maryland cementado fijo en las caras lineales de los caninos, para que tanto estéticamente como funcional pueda seguir haciendo su rutina diaria.

 

Tras 6 meses, vemos en la reconstrucción 3D, como el biomaterial se ha integrado con el tejido óseo del paciente, recuperando su volumen y en un estado óptimo para la colocación de los implantes dentales.

 

Aspecto de la cresta antes de comenzar la intervención, el volumen y la maduración de los tejidos blandos, con la presencia de encía queratinizada, son óptimos.

 

Con el despegamiento de la encía vemos la cresta regenerada donde las partículas de hidroxiapatita han servido de andamiaje para los osteoblastos y permitir la síntesis de tejido óseo entre las partículas.

 

Gracias a la regeneración y respetando los tiempos de curación, es posible colocar dos implantes dentales de manera predecible. En los casos de los cuatro incisivos inferiores, dos implantes son más que suficientes para restaurar este tramo de la arcada.

 

Esperemos una vez más que este caso que les presentamos les resulte ilustrativo para comprender como se puede abordar este tipo de situaciones que nos podemos encontrar en la práctica diaria.