Las posibilidades que han dado los implantes dentales a la hora de poder restaurar la función en pacientes desdentados, fueron demostradas por el Profesor Brånemark tras 13 años de investigación en 1982. La técnica original, tenía unos protocolos para este tipo de tratamiento muy específicos como la cantidad ósea del paciente, longitud y número de los implantes y el tiempo de osteointegración que había que respetar tras la cirugía antes de poder colocar la prótesis sobre estos.

Con los avances en la investigación y nuevas tecnologías, los tratamientos con implantes admiten a más pacientes con situaciones de base más complejas, debido a las atrofias maxilomandibulares. Dichos pacientes, son en los que en muchos casos la prótesis parcial removible o PPR, no les funciona correctamente y por tanto tengan un colapso de mordida posterior, con lo que ello supone.

Respecto a la longitud de los implantes, se ha demostrado que aún habiendo una desproporción corono-implante por el empleo de los conocidos “implantes cortos”, que son aquellos que miden menos de 8 mm de longitud, funcionan sin inconvenientes y con garantía.

Los implantes cortos están indicados cuando en la planificación protésica, existe el riesgo de perforaciones de seno, en situaciones de atrofia maxilar o la posibilidad de invadir el canal mandibular y de provocar parestesia en la mandíbula. Para prevenir estas complicaciones, utilizamos planificaciones radiográficas tridimensionales precisas y contra-ángulos para el fresado quirúrgico, con topes que aseguren la seguridad y precisión a la hora de intervenir en la cirugía.

 

Los implantes cortos con los que trabajamos son de 6 y 4 mm de longitud, permitiendo colocar prótesis fijas a aquellos pacientes a los que no era posible la colocación de implantes de longitud estándar sin el empleo de técnicas de regeneración ósea verticales, las cuales son complejas y de difícil previsión.

El caso que les vamos a mostrar es el de una paciente que debido a la exodoncia temprana de sus molares inferiores, fue perdiendo hueso alveolar (uno de los elemento de sujeción de los dientes, el aparato periodontal), derivando a una disminución vertical. Esta pérdida ósea hace que la cortical externa del hueso mandibular quede próxima a un elemento anatómico muy importante, los nervios dentarios inferiores. Estos nervios dan la inervación a los dientes mandibulares y al área mentoniana.

 

Foto frontal y laterales que muestran el inicio del caso.

Foto frontal y laterales que muestran el inicio del caso. Obsérvese el colapso posterior de la mordida lo que provoca que solo sea posible comer «como se pueda»

 

Estudio radiográfico 3D

Estudio radiográfico 3D. Marcado en morado el conducto óseo que recorre el nervio dentario.

 

Informe con la planificación de los implantes.

Informe con la planificación de los implantes.

 

Radiografía panorámica con los implantes ya colocados.

Radiografía panorámica con los implantes ya colocados.

 

Toma de registros para determinar la nueva dimensión vertical (superior) y toma de impresión para la fabricación de los puentes provisionales.

Toma de registros para determinar la nueva dimensión vertical (superior) y toma de impresión para la fabricación de los puentes provisionales (inferior).

 

Provisionales recién colocados, la paciente empezará a adaptarse a la nueva situación de forma progresiva. Tras las diferentes revisiones y ajustes, se le hará el trabajo con una prótesis definitiva (pendiente la fotografía)

Provisionales recién colocados, la paciente empezará a adaptarse a la nueva situación de forma progresiva. Tras las diferentes revisiones y ajustes, se le hará el trabajo con una prótesis definitiva. El tamaño de las coronas se debe a la pérdida de la dimensión vertical. Como buscamos que sean prótesis higienizables y al no ser en el sector estético, prescindimos de la colocación de encía rosa artificial. Ahora la paciente tiene función masticatoria después de muchos años de ausencia.

 

Fotografía final, con los puentes posteriores de fibra de carbono y composite monolítico.

Fotografía final, con los puentes posteriores de fibra de carbono y composite monolítico sobre los implantes cortos.

 

Al ser uno de nuestros últimos trabajos, nuestra experiencia avala el éxito de estos tratamientos con más de 5 años de funcionamiento sin complicaciones. Mostramos a continuación un par de ejemplos de las radiografías panorámicas de revisión.

 

Implantes de 4 mm con más de 5 años de función.

Implantes cortos de 4 mm con más de 5 años de función. Las prótesis trabajan perfectamente y el nivel óseo se mantiene.

 

Otro ejemplo que avala todo lo descrito anteriormente.

Otro ejemplo que avala todo lo descrito anteriormente, los implantes cortos son predecibles cuando están indicados y correctamente planificados.

Solicite su cita

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest