En nuestras entradas del blog hemos tratado sobre la importancia de la radiología dental donde esta herramienta nos aporta una información indispensable en nuestra práctica diaria. Por ello queremos detallar las características de esta prueba diagnóstica para que nuestros pacientes puedan conocer con mayor detalle en qué consiste y resolver las dudas comunes que nos suelen plantear en la consulta.

En radiología dental tenemos cuatro tipos de pruebas diagnósticas: 

  • Radiografía periapical o intraoral: Es un tipo de radiografía donde la imagen se toma dentro de la boca del paciente con un sensor que capta la emisión de los rayos X. Su uso en endodoncia es básico, para poder obtener una imagen nítida sin apenas efecto de artefactado por elementos metálicos y poder así supervisar cada paso de la descontaminación y obturación de la Endodoncia. También nos ayuda en la detección de caries interproximales (el espacio entre dientes vecinos) o las lesiones cariosas de mínimo tamaño. Asimismo para los estudios periodontales se realizan una serie de estas radigrafías, conocido como serie periapical, para la valoración de la pérdida ósea por la enfermedad periodontal.
Con la radiografía periapical podemos supervisar la desobturación, desinfección y localización de los conductos. Ahora se aprecia perfectamente el recorrido de ambos conductos con las limas en esta radiografía.

  • Radiografía panorámica: Es una técnica de radiología donde se proyecta en un plano todas las estructuras del tercio inferior de la cara, como las arcadas dentarias, los huesos maxilar y mandibular, así como parte de los senos maxilares, cavidad nasal, cóndilos mandibulares o el recorrido en dos dimensiones de los nervios dentarios mandibulares. Esta radiografía se realiza dentro de un aparato llamado ortopantomógrafo, el cual rota alrededor de la cabeza del paciente. 
Gracias a esta proyección podemos hacer una valoración general de todas las estructuras ósea y dentales del tercio inferior de la cara.

  • Radiografía cefalométrica: Este tipo de técnica se utiliza para los estudios de ortodoncia. Se realiza una proyección del perfil de los huesos del cráneo, para detectar anomalías morfológicas, de colocación y/o de crecimiento de los dientes y así planificar el tratamiento de ortodoncia. 
Estudio radiográfico de ortodoncia.

  • CBCT: Son las siglas del inglés “Cone Beam Computed Tomography”, traducido como Tomografía Computerizada de Haz Cónico. La gran ventaja respecto a las anteriores técnicas, es obtener imágenes en 3D de las estructuras óseas. El aparato que empleamos en odontología es muy similar al ortopantomógrafo, donde también el proyector gira alrededor de la cabeza y las imágenes son procesadas por un programa informático para la reconstrucción 3D.
     
Aparte de las imágenes en los tres ejes del espacio, podemos tener reconstrucciones digitales tridimensionales, así podemos planificar con imágenes de seguridad las cirugías de implantes o regeneraciones ósea entre otros tratamientos.

La dosis de radiación es una medida de la cantidad de energía absorbida por algo o alguien cuando se expone a los rayos X. En radiolodiagnóstico dental, la unidad de dosis efectiva es el sievert (Sv) y se mide por fracciones de sievert (milisievert, mSv, o incluso microsievert, μSv).

Los valores comunes de dosis efectiva en radiología dental son los siguientes:

  • Radiografía periapical: 1 – 8 μSv;
  • Radiografía panorámica: 4 – 30 μSv;
  • Radiografía cefalométrica: 2 – 3 μSv,
  • CBCT: 34 – 652 μSv, (para CBTC dentoalveolar de pequeño volumen) y 30-1079 μSv (para CBTC craneofacial de gran volumen).

Por lo tanto, las dosis de los exámenes radiológicos dentales intraorales y cefalométricos son más bajas, por lo general inferiores a la correspondiente a la radiación natural de un día soleado. Las dosis en las radiografías panorámicas varían más, pero incluso los valores más altos no superan a la exposición correspondiente a unos pocos días tomando el sol sin protección. Los niveles de dosis en la CBCT, siendo lógicamente mayores que las otras pruebas, nos aportan muchísima más información precisa que los métodos anteriores. Por tanto, y siempre siguiendo el principio de beneficio de los pacientes, la prueba diagnóstica a elegir será la que traiga mayor beneficio exponiendo a los pacientes el menos número de veces y garantizando no solo el correcto tratamiento y su éxito, sino también su seguridad.

Esperamos que les haya aportado información de interés esta publicación y animamos a que puedan dejar sus comentarios y poder hacernos consultas sobre este tema o pedir cita.

Pide cita sin compromiso

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest