Ya habíamos publicado sobre el ajuste oclusal computerizado con T-scan III pero en nuestra filosofía de trabajo, seguimos incorporando las herramientas que consideramos beneficiosas para nuestros pacientes y si éstas se actualizan, también lo hacemos nosotros.

T-Scan es una herramienta que ayuda en el análisis de los contactos oclusales oclusión donde nos informa sobre la disposición de las áreas de contacto y la presión que ejercen. Un correcto reparto en las fuerzas permite que los contactos sean fisiológicos y beneficia en el confort del paciente evitando las prematuridades e interferencias en la masticación (contactos anómalos). Si existen estos contactos podrían surgir problemas no sólo en incomodidad, sino en molestias al masticación, rotura de piezas dentales o restauraciones y prótesis.

Las novedades de esta actualización de T-scan son las siguientes:

El sensor Novus es más ergonómico y ligero, siendo más cómodo para el paciente.
Dentro del software, la versión T-Scan 9, la interfaz es más moderna. Podemos configurar varias opciones siendo la principal el multibite. También vemos ambas arcadas del paciente con los contactos simultáneos superiores e inferiores en tiempo real durante el periodo de tiempo que estimemos.
Al igual que en la antigua versión poner únicamente una arcada individual. Los colores indican la cantidad de presión que ejercen los contactos, siendo los de color rojo los que debemos eliminar.
La gráfica inferior representa los ciclos de la masticación durante los segundos que estimemos. Normalmente se pide al paciente que realice varias aperturas y cierres mordiendo el sensor para que repleje los contactos, su intensidad y duración en milésimas de segundo.
Las líneas de colores que vemos en el centro del mapa de contactos, representan la desviación que hace nuestra mandíbula al tener el primer contacto en cierre y si se desvía del centro, se dibuja una trayectoria que se detiene hasta el contacto estable. Si la desviación se sale dentro de un rango fisiológico, debemos ajustar la oclusión para corregirlo. También podemos ver la intensidad de las fuerzas en la mitad izquierda y derecha, aportando información para un mejor ajuste, un ideal es lograr fuerzas lo más próximas al 50% en ambas partes, confirmando un mayor confort por parte del paciente.

Ya como publicamos en la anterior entrada del ajuste colusal compureizado, no es posible determinar con papel de articular la intensidad de la presión por el color de la marca, su área superficial o la secuencia temporal del contacto.

El sensor no sustituye al papel pero sí lo complementa con la información que éste no da.

Nos parece que el ajuste oclusal computerizado es una herramienta de gran ayuda, al igual que los estudios tridimensionales que nos aportan los TAC para mejorar en nuestros diagnósticos y por tanto aplicar los tratamientos de forma más precisa.

Esperamos que les haya aportado información de interés esta publicación y animamos a que puedan dejar sus comentarios y poder hacernos consultas sobre este tema o urgencias odontológicas.

Pide cita sin compromiso

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest